Día 248: Amazonia, Bolivia

© 2015 Miss Fogg

Crónicas amazónicas. Capítulo cuarto. Y también la lluvia.

De madrugada me despiertan ruidos fuertes fuera de la cabaña. Salgo del amparo de mi mosquitera con la linterna, enfoco las aguas que nos rodean y varios pares de ojos aparecen en la oscuridad. Están cazando. De pronto se pone a diluviar, la tormenta es tan fuerte que parece que la cabaña no vaya a aguantar. Espero que si, porque no queremos quedarnos sin techo con tanto caimán fuera. La cabaña resiste aunque la lluvia no cesa. Por la mañana salimos a buscar capibaras pero la lluvia es tan fuerte que no tardamos en regresar. El caimán de cinco metros vuelve a estar en el campamento, así que tenemos distracción mientras diluvia. Después de comer emprendemos el camino de vuelta a Rurrenabaque. Por fin ha dejado de llover, y aún podemos disfrutar de un grupo de delfines juguetones antes de llegar a tierra firme. El camino de regreso al pueblo se hace largo, pero desde el jeep alcanzamos a ver una familia de capibaras. Llegamos agotados pero eufóricos.

 

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s