Emiratos Árabes

Día 34: Dubái, Emiratos Árabes

© 2014 Miss Fogg

Último día en los Emiratos antes de seguir nuestro viaje hacia el este. Próximo destino y -en principio- el último antes de llegar al sudeste asiático: Nepal.

Lo mejor: haber visto este lugar antes de que, en un futuro, desaparezca. Será más tarde o más temprano, pero lo que hemos visto aquí no puede ser sostenible a largo plazo. Un ejemplo: según la ONU, pese a ser uno de los lugares con mayores problemas de agua, su uso per cápita –para mantener los jardines de los hoteles de lujo, los campos de golf, los parques acuáticos o las enormes fuentes- es tres veces mayor que el promedio global. Otro ejemplo: las emisiones de gases per cápita en los EAU son las más altas del mundo -en parte, debido a la incesante construcción, el elevado consumo de energía y el tráfico-, 44 veces más alta que en la India y 15 veces más que en la China.

Lo peor: el frío. Si, ya sé que dije que era el calor pero ahora tengo mis dudas. En los mega centros comerciales como el Dubai Mall (el más grande, el que tiene el acuario y una pista de hockey sobre hielo) o el Mall of the Emirates (el segundo más grande, dónde se encuentra el famoso Ski Dubai) hace un frío que pela. La diferencia respecto al exterior es de unos 20 grados. Yo ya no sé cómo vestirme para no coger una pulmonía ni morirme de calor.

La foto: vista de Dubái desde del Burj Khalifa. El rascacielos fue terminado en el año 2010 y, con 828 metros de altura, es la estructura más alta construida por el ser humano. Desde el mirador también hemos podido ver The World, 300 islas artificiales dispuestas en forma de un gigantesco mapamundi donde se están construyendo residencias de lujo, centros comerciales y otras cosas muy necesarias para el mundo.

 

Anuncios

Día 33: Dubái, Emiratos Árabes

© 2014 Miss Fogg

Seguimos en esta ciudad en medio del desierto con pistas de esquí, islas artificiales, cajeros de lingotes de oro, metros futuristas, paradas de autobús con aire acondicionado, iPhones de oro, coches de plata o mascotas que deberían de estar en libertad -como leones, guepardos o halcones-.

Lo mejor: meter los pies en las cálidas aguas del Golfo Pérsico y caminar por la orilla de suave arena al atardecer.

Lo peor: la ausencia de vida en la calle. El calor es tan fuerte que lo tienen todo montado para no tener que pisarla. Es una ciudad totalmente orientada al ocio y al consumo indoor.

La foto: puesta de sol sobre el Burj Al Arab, uno de los hoteles más altos del mundo. Descrito por muchos -falsamente- como el único hotel de siete estrellas en el mundo (“solo” tiene seis), es claramente uno de los símbolos más representativos de Dubái.

Día 32: Abu Dabi, Emiratos Árabes

© 2014 Miss Fogg

Excursión a la capital!

Lo mejor: los hombres árabes, altivos y arrogantes, con sus túnicas blancas impolutas, sus pañuelos en la cabeza color blanco y/o rojo y sus barbas perfectamente recortadas. Yo me pregunto cómo sus mujeres (muchas con niqab negro) consiguen ese blanco nuclear, y Oriol se pregunta dónde llevan sus objetos personales, pues la mayoría de las túnicas no parecen tener bolsillos.

Lo peor: el calor, el calor y el calor. Hoy estamos a 38 grados y me derrito por momentos.

La foto: la espectacular Mezquita Sheikh Zayed, la tercera más grande del mundo (20.000 m²). Terminaron de edificarla en 2007, pero aún hoy están construyendo los extensos jardines que la rodean. Cuenta con más de mil columnas, 82 cúpulas, la alfombra más grande del mundo (qué sorpresa), lámparas de oro y miles de piedras raras y semipreciosas como lapislázulis, amatistas y ónix rojo. Lo cierto es que aquí han conseguido impresionarnos.

 

Día 31: Dubái, Emiratos Árabes

 

© 2014 Miss Fogg

Primeras horas en Dubái, uno de los siete emiratos que constituyen los Emiratos Árabes Unidos.

Lo mejor: todo el mundo habla inglés, no tengo que llevar velo ni manga larga, los coches paran cuando cruzamos la calle y no hay censura en Internet.

Lo peor: ¿por dónde empiezo? Los precios, las distancias, los niqabs, el calor, las horteradas… Dadme un día más y seguro que se me ocurren más cosas.

La foto: hoy no hemos tenido tiempo de hacer gran cosa. Hemos ido al centro comercial más grande del mundo (el Dubai Mall) que contiene el acuario dentro de un centro comercial más grande del mundo, al pie del edificio más alto del mundo (el Burj Khalifa), al lado del lago artificial más grande del mundo que a su vez alberga la fuente más larga del mundo. Son gente sencilla estos dubaitíes.