Día 247: Amazonia, Bolivia

© 2015 Miss Fogg

Crónicas amazónicas. Capítulo tercero. Los ríos de color púrpura. 

Salimos al río aún de noche para escuchar el ruido ensordecedor de la selva. Buscamos un lugar despejado para poder presenciar el amanecer. El agua se tiñe de rojo mientras el cielo cambia a tonalidades anaranjadas. Después seguimos en busca de pirañas. Escudriñamos en zonas apartadas poco profundas, y las encontramos rojas, blancas y amarillas. Hoy vemos más pájaros preciosos e incluso al escurridizo oso perezoso, escondido entre las ramas más altas de un árbol. El día termina como ha comenzado, con el cielo y el río de fuego. Ya de noche nos adentramos en los canales secundarios en busca de caimanes. Cientos de ojos rojos (de los caimanes pequeños) y amarillos (de los grandes) nos acechan, amparados por la oscuridad más absoluta, sin ser conscientes de lo mucho que brillan a la luz de nuestra linterna.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s