Bulgaria

Día 3: Sofía, Bulgaria

© 2014 Miss Fogg

Último día en Bulgaria! Lo poco que hemos visto nos ha parecido que tenía cierta aura decadente y regusto soviético, algo años 80 en algunos aspectos.

Lo mejor: presenciar el bautizo de un chico ordodoxo, bajo el atento cirio sujetado por su gigantesco padrino.

Lo peor: pensar en las 8 horas de bus que nos quedan por delante para llegar a Estambul.

La foto: la mujer encargada de retirar y apagar las velas más consumidas en la Catedral de Sveta-Nedelya, para dejar sitio a las nuevas que encienden constantemente los feligreses.

Anuncios

Dia 2: Rila, Bulgaria

© 2014 Miss Fogg

Seguimos con la temática religiosa.

Lo mejor: comer mekitsa, un dulce tradicional hecho a base de yogur, harina y huevos, recién horneado. Consistente el tema.

Lo peor: intentar comprar la cena en un supermercado búlgaro. Creo que el cirílico y yo no vamos a llevarnos bien.

La foto: el Monasterio ortodoxo de Rila, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, situado en medio de las Montañas Rila.

Día 1: Sofía, Bulgaria

© 2014 Miss Fogg

Empieza la aventura! Comenzamos por una de las capitales más antiguas de Europa y sede de la Iglesia ortodoxa búlgara.

Lo mejor: que un grupo cachondo de cristianos ortodoxos repare en mi discreción haciéndoles fotos y terminemos con un absurdo book conjunto, bendiciones con tocamientos capilares y caramelos en los bolsillos.

Lo peor: llegar a las 03:30h al aeropuerto de Sofía sin haber dormido y que un prototipo de taxista chorizillo intente timarnos.

La foto: la espectacular catedral ortodoxa de Alejandro Nevski, una de las más grandes del mundo ortodoxo, construida en honor a los rusos caídos por la liberación de Bulgaria del Imperio turco en 1877-1878.