Día 249: Amazonia, Bolivia

© 2015 Miss Fogg

Crónicas amazónicas. Capítulo quinto. Río bravo.

Con las nubes descargadas, ha llegado el momento de ir a la selva. Un pequeño bote nos recoge junto a otras cuatro chicas: una estadounidense (Alexa) y tres indocanadiendes (Celine, Jasmeet y Ananya). Nos acompañan Zenón, nuestro guía, y Rosa, nuestra cocinera, con su hijo. Remontamos los caudalosos y agitados ríos Beni y Tuichi a contracorriente durante tres horas, y alcanzamos a ver aves, tortugas, caimanes tomando el sol en la orilla e incluso un oso perezoso. El campamento en medio de la jungla del parque nacional Madidi es muy básico y está totalmente incomunicado. El bote nos deja y nos recogerá dentro de dos días. Después de comer salimos a explorar la jungla durante horas. Poco tiene que ver con las pampas. Aquí cuesta ver animales, están escondidos y hay que rastrearlos: seguir sus huellas, buscar su olor, escuchar sus ruidos, imitar sus sonidos… Nos abrimos camino a través de plantas, helechos y lianas a golpe de machete. Zenón es bueno y conseguimos ver tucanes, monos, tairas y una manada de más de cien chanchos de tropa.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s