Teherán

Día 21: Teherán, Irán

021 Teheran© 2014 Miss Fogg

Movernos por Teherán no está siendo tan fácil como pensábamos. Las enormes distancias combinadas con el intenso calor (ir con brazos, piernas y cabeza tapados no ayuda) y que los taxistas no hablen inglés y quieran cobrarnos siempre de más hace que todo sea más complicado.

Lo mejor: a pesar de la barrera del idioma, la gran amabilidad y hospitalidad de los persas.

Lo peor: la moneda. A raíz de la crisis de las armas nucleares y el pago de multas por parte del gobierno, el rial iraní desplomó su valor. Resultado: vas por la calle con los bolsillos llenos de millones y cualquier cosa (una cena o un taxi) cuesta cientos de miles de riales. Y, por si no fuera suficiente, ellos hablan de ‘tomanes’ (1 tomán = 10 riales). No es fácil acostumbrarse a los billetes y al cambio.

La foto: esta encantadora familia nos ha pedido que le hiciéramos una foto. Probablemente porque se han dado cuenta de lo mucho que los mirábamos, y es que estas dos niñas tan bien vestidas y peinadas nos han llamado muchísimo la atención.