Phewa

Día 41: Pokhara, Nepal

041 Pokhara

© 2014 Miss Fogg

Ocho horas para recorrer, en autobús, los 200 km que separan Katmandú de Pokhara. No es de extrañar viendo el estado del asfalto de las carreteras que serpentean por las montañas.

Lo mejor: mirar por la ventana. Las escenas que se suceden son infinitas: terrazas con arrozales, campesinos bajo el sol, búfalos gigantes, tirolinas y puentes colgantes para cruzar el río, mujeres fregando cacharros, ropa de mil colores tendida, chicas lavándose el pelo, niños jugando con columpios de bambú…

Lo peor: la basura en el campo. Duele verla en la ciudad, pero verla en plena naturaleza… Es una lástima pero, allí donde hay seres humanos, siempre hay deshechos.

La foto: el lago Phewa. Emblema de Pokhara, acoge en su corazón un templo sagrado: el Barahi. Cientos de barcas surcan cada día sus aguas para que fieles y visitantes puedan llegar hasta esta pagoda. La puesta de sol tras las montañas tiñe cielo y agua de colores anaranjados, haciéndolo aún más sobrecogedor si cabe.

Anuncios