Día 343: Fez, Marruecos

© 2015 Miss Fogg

Fez es otra de las ciudades imperiales de Marruecos, así como su centro religioso y cultural. Su impresionante medina es una de las zonas peatonales y emplazamientos medievales más grandes del mundo.

Lo mejor: perdernos, literalmente, por la medina. No hemos ido a ver las mezquitas, ni los palacios, ni los museos. Hemos caminado mucho, nos hemos adentrado en centenares de retorcidos callejones, retrocedido cuando no podíamos seguir (hay más de mil callejones sin salida), jugado con niños y gatitos, descubierto mercados de fruta y verdura, esquivado a los grupos de turistas (todos con guía) y sorprendido al darnos cuenta de que al final del día habíamos conocido una parte minúscula del casco antiguo.

Lo peor: el exceso de gatos callejeros. En Marruecos no hemos visto prácticamente a ningún perro, pero sí centenares de gatos vagabundos. Y es que a los marroquíes les gustan estos felinos. Por su asociación a Mahoma, porque para el Islam son animales puros, porque son limpios y porque mantienen las ratas a ralla. Los gatos no son de nadie; son de todos y la gente los cuida y les deja comida. Pero a muchos de ellos se les ve en mal estado, y eso nos da mucha pena.

La foto: mujer esperando a su marido frente a un agujero de la muralla. En realidad, contrariamente a lo que parece en la imagen, tanto las fabulosas puertas como los muros que rodean la ciudad antigua están sorprendentemente bien conservados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s