Día 278: Isla de Pascua, Chile

© 2015 Miss Fogg

Según la tradición oral, Hotu Matu’a, un ariki (rey) de la legendaria Hiva, una isla de la Polinesia, soñó con el hundimiento de su tierra natal. Entonces, el sabio vidente Hau-Maka le transmitió un mensaje del dios Make-Make: debían cruzar el océano en dirección al sol naciente para encontrar el que sería su nuevo hogar. Así es como habrían llegado a Rapa Nui los primeros habitantes.

Lo mejor: Ahu Akivi. A diferencia del resto, esta plataforma se encuentra tierra adentro y sus siete moai miran hacia el mar. Se cree que representan a los siete jóvenes exploradores que Hotu Matu’a envió en busca de la tierra prometida antes de aventurarse junto a su familia y su séquito.

Lo peor: los precios. Rapa Nui es un lugar muy caro, pues la mayoría de productos llega en avión. Pero hemos tenido suerte: hemos encontrado una bonita y asequible habitación en un hostal con cocina. E íbamos preparados: compramos en el continente comida suficiente para todos los días y así evitar enfrentarnos a los precios prohibitivos del supermercado o, aún peor, de los restaurantes.

La foto: puesta de sol en la espectacular playa de Anakena, con sus palmeras tahitianas. Aquí desembarcó Hotu Matu’a entre los años 400 y 800 d.C y construyó su residencia real. Ahu Nau Nau es una de los plataformas sagradas más importantes y refinadas de la isla. Los moai cayeron y quedaron sepultados por la arena blanca, lo que los protegió de la erosión y conservó sus tallados y relieves.

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s