Día 266: Torres del Paine, Chile

© 2015 Miss Fogg

Crónicas patagónicas. III- Los espejos.

Cumpliendo con las previsiones, el día amanece frío y gris. Hoy nos dedicamos a visitar la laguna Azul, el salto Grande y las zonas menos conocidas del parque. El día se va destapando y a media mañana el sol vuelve a brillar por segundo día consecutivo. Vemos grandes manadas de guanacos, el último de los cuatro camélidos que nos faltaba por ver. El color es parecido al de la vicuña pero su constitución es más similar a la de la llama. Están por todas partes, rodeadas de lagos, grandes y pequeños, que parecen espejos gracias a la falta de viento. En el parque suele haber unas corrientes de aire brutales. Alguien nos comenta que este tiempo no es normal y que hemos dado con los mejores días del año: sol, poco viento y ni un alma en todo el parque. Para culminar con nuestra buena suerte, un chico se apiada de nosotros y nos deja dormir en un refugio cerrado, gratis. “En verano tenemos cada día a más de cien personas aquí, hay que reservar con meses de antelación y pagar 74 dólares por persona por una simple cama en un dormitorio compartido. Escoged la habitación que queráis y daos una ducha caliente. La cocina está al fondo, por si queréis cenar.” 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s