Día 251: Amazonia, Bolivia

© 2015 Miss Fogg

Crónicas amazónicas. Capítulo séptimo. El libro de la selva.

Aprendemos a caminar en silencio y a escuchar, a diferenciar el ruido de un ave del de un mamífero o de los árboles, a identificar la liana uña de gato y extraer su agua purificada, a buscar el nutritivo palmito de la palmera, a encontrar el árbol centenario adecuado junto al que pasar la noche, a hacer ruido si queremos ser encontrados, a distinguir plantas y cortezas medicinales, a repeler los insectos con el humo de un termitero, a identificar las lianas más resistentes y a diferenciar los tipos de árbol: la madera ligera que flota, el pegamento natural o el hogar de las hormigas de fuego. Porque la selva es un lugar brutal y salvaje donde impera la ley del más fuerte. Y para los que no lo somos, nuestra única opción es ser más listos que ella para poder sobrevivir.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s