Día 236: Titicaca, Perú

© 2015 Miss Fogg

Segunda parada: Amantaní. Es la isla peruana más grande del Titicaca y está habitada por una comunidad de campesinos cuyo idioma es el quechua (no el aymara, como en los Uros).

Lo mejor: alojarnos en casa de Dionisio y Damiana, una pareja entrañable de la comunidad Ocosuyo. Nos han acogido en su bonita casa construida por el mismo Dionisio y han compartido con nosotros los deliciosos platos cocinados por Damiana.

Lo peor: los niños que piden soles. Mientras subíamos a los puntos más altos de la isla (Pachamama y Pachatata) para disfrutar de la puesta de sol, nos hemos cruzado con más de un niño pidiendo soles alegremente, como quien pide caramelos. Y la culpa, una vez más, es de los turistas: con pequeños gestos que ellos consideran inocentes no hacen otra cosa que corromper a los niños.

La foto: Dionisio regresando a casa, con el Titicaca de fondo. Desde nuestra habitación del primer piso teníamos unas vistas fabulosas del lago.


Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s