Día 189: West Coast, Nueva Zelanda

© 2015 Miss Fogg

Alquilamos una pequeña caravana y ponemos rumbo hacia el norte, bordeando la isla sur en el sentido de las agujas del reloj. Pasamos nuestra primera noche en la caravana en lo alto de una montaña con vistas al mar.

Lo mejor: ver al fin al símbolo de Nueva Zelanda; el kiwi. Este curioso pájaro evolucionó en una isla sin depredadores, por lo que no tenía que hacer grandes esfuerzos por sobrevivir. Pero un día llegó el hombre blanco junto con un gran repertorio de animales contra los cuales el kiwi no sabía defenderse. Así que las poblaciones de las cinco subespecies comenzaron a caer en picado, pues solo el 5% de las crías sobrevivía. Ahora, para evitar su extinción, se recogen los huevos y se mantienen los kiwis a salvo hasta que son adultos (grandes como gallinas) capaces de defenderse en libertad.

Lo peor: el rapidísimo ritmo al cual están retrocediendo los glaciares Franz Josef y Fox. En los últimos seis años el calentamiento global ha acelerado la reducción de estos famosos iconos del país. Su proximidad con el Mar de Tasmania (a menos de veinte kilómetros), la vegetación boscosa húmeda que los rodea y su baja altura los convierte en únicos en el mundo.

La foto: Nueva Zelanda me hace pensar en mis abuelos. Está lleno de coches antiguos y de ovejas (ellos ya me entenderán). De hecho hay veinte millones de ovejas, cinco por cada habitante. En el pasado había dieciocho por persona, pero la industria de la lana ha caído en favor a la de los lácteos. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s