Día 133: Borneo, Indonesia

© 2015 Miss Fogg

Es de noche aún y en la jungla el estruendo de los insectos es ensordecedor. De pronto, oímos el característico ruido lento de hojas moviéndose y de ramas rompiéndose. Kacong se está despertando. Aguantamos la respiración. Con cara de sueño baja a desayunar antes de volver a desaparecer al abrigo de las copas altas. Hoy remontamos el río Sekonyer, también conocido como el río de los cocodrilos. Sus aguas son negras por los sedimentos de los árboles. Y están infestadas de reptiles.

Lo mejor: acariciar los largos dedos de Úrsula, una dulce hembra de ocho años. La mirada de un orangután salvaje te traspasa y se te clava para siempre.

Lo peor: la lluvia. Estamos en plena estación de monzones y por la tarde cae el diluvio universal. En la selva no hay donde guarecerse, y los pobres orangutanes como Nirvana, un macho de nueve años, fabrican paraguas de hojas para protegerse la cara (y, sobre todo, la nariz).

La foto: Camp Leaky. La doctora Biruté Galdikas fundó en 1971 este campamento para el estudio y la reintroducción de orangutanes. En él se acogen a ejemplares excaptivos, heridos o huérfanos para ser rehabilitados y reintroducidos en su hábitat natural. La doctora Galdikas, Jane Goodall (especialista en chimpancés) y Dian Fossey (especialista en gorilas) son los tres referentes mundiales en etoprimatología. Gracias a personas como ellas que han dedicado (y entregado, en el caso de Fossey) sus vidas a la conservación de los grandes simios, aún queda una tenue esperanza para ellos en este mundo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s