Día 78: Chiang Rai, Tailandia

© 2014 Miss Fogg

Mañana expira nuestro visado, así que tenemos que abandonar el país. No pretendíamos quedarnos tanto tiempo, pero Tailandia nos ha atrapado con su diversidad, su amabilidad y su exotismo.

Lo mejor: tras un mes aquí, podemos confirmar el tópico. Tailandia es, en efecto, el país de las sonrisas. La amabilidad forma parte de su identidad cultural y, con ella, los tailandeses consiguen que uno se sienta realmente acogido. No es de extrañar que tantos occidentales decidan quedarse.

Lo peor: planear el día de mañana. Cruzar fronteras nunca es fácil y, aunque la de mañana no es de las problemáticas, tenemos que coger un bus a las 6h, luego un tuk tuk, sellar el pasaporte, cruzar el Mekong (que hace de frontera) en barca, tramitar el visado de Laos y coger otro tuk tuk para alcanzar el barco que sale a las 11h hacia Luang Prabang, en un crucero de dos días por el Mekong.

La foto: campesina bajo el sol. Hoy nos hemos adentrado en el campo, sin rumbo, para poder conocer la vida rural. Durante el camino, hemos ido topando con distintos grupos de campesinos segando trigo con hoces. En Tailandia, como en otros países asiáticos, hay una cierta obsesión por la piel blanca. Para protegerse del sol y evitar el bronceado, a menudo van completamente tapados, especialmente las mujeres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s