Día 42: Pokhara, Nepal

042 Pokhara b

© 2014 Miss Fogg

Pokhara está ubicada en un antigua ruta comercial entre China y la India, en la falda de los Annapurna. Muchos monjes tibetanos exiliados se instalaron aquí tras la invasión china, pero no fue hasta los años setenta cuando llegaron los primeros occidentales -sin contar algún explorador solitario-: los hippies. La carretera que unía Pokhara de Katmandú aún no existía, y el trayecto en poni duraba 10 días. La recompensa: un lugar más místico, más virgen y con más marihuana que Katmandú. En los ochenta llegaron los montañeros, y Pokhara se convirtió en un lugar muy popular. Quizá demasiado.

Lo mejor: intentar huir de la zona turística plagada de mochileros en busca de trekkings y de místicos en busca de su yo interior. Tras caminar durante dos horas por una zona sin ningún interés, comer en un bar viendo cine de Bollywood y plantearnos si deberíamos regresar, de pronto han comenzado a aparecer antiguas casitas de estilo mewari. Casi sin querer, habíamos llegado a Old Pokhara: parecía que estuviéramos en los años 50, en un pueblo a medio camino entre el Far West y un pueblo cubano.

Lo peor: el ruido que provocan las numerosas obras, los continuos cortes de electricidad, el gran número de turistas (estamos en temporada alta), los ruidosos bares musicales nocturnos y otras turistadas que pueden verse en la zona donde nos alojamos.

La foto: anciana transportando un cesto de mimbre con la frente, al estilo sherpa. El grupo étnico sherpa (‘gente del este’) es originario de China central y en los últimos siglos ha migrado hacia las regiones montañosas de Nepal, en la zona del Himalaya. Son los guías y porteadores preferidos por montañeros y escaladores por su fortaleza física y su fisionomía especialmente apta para las alturas. Hace unos meses murieron 16 sherpas sepultados por un alud en el Everest, poniendo de manifiesto la peligrosa labor de los guías que hacen posible las escaladas a las montañas más altas del mundo. Tras la mayor tragedia de su historia, los sherpas reclaman unas condiciones laborales más justas, como mejores seguros médicos y de defunción y la creación de un fondo para los guías víctimas de accidentes y sus familias.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s