Día 39: Himalaya, Nepal

.

Hoy ha sido un día intenso y lleno de contrastes, una canción de hielo y fuego.

Por la mañana, hielo.

© 2014 Miss Fogg

Lo mejor: sobrevolar el Himalaya (‘morada de las nieves’) a bordo de una avioneta. Se trata de la cordillera más alta del mundo, con diez de las catorce cimas de más de 8000 metros.

Lo peor: nada. El tiempo nos ha acompañado y todo ha sido perfecto.

La foto: la inconfundible silueta del monte Everest (en nepalí: Sagarmatha, ‘la frente del cielo’). Con 8.848 metros, es la montaña más alta de la Tierra. La sensación de verla en directo ha sido extraña, como si yo la conociera pero ella a mi no. Es un instante mágico.

.

Por la tarde, fuego.

© 2014 Miss Fogg

Lo mejor: tener el privilegio de presenciar los ritos de cremaciones hindúes en el antiguo Templo Pashupatinath. Situado a orillas del río Bagmati -afluente del Ganges-, se considera el templo más sagrado del Dios de la creación y de la destrucción: Shiva (o Pashupati, ‘el Señor de los Animales’).

Lo peor: escuchar los gritos desgarradores de una chica mientras preparan el cuerpo de su marido para ser incinerado.

La foto: los hindúes creen que el cuerpo físico es temporal, que sólo el alma sobrevive y pasa de un cuerpo a otro a través de la reencarnación. La cremación permite que el cuerpo se convierta en los cinco elementos fundamentales: en fuego (obvio), en aire (a través del humo), en tierra (las cenizas se mezclan con barro), en cielo (a través del aire) y en agua, arrojando las cenizas al río sagrado.

.

.

Escribo estas palabras en el taxi que nos lleva de regreso al centro. Ya es de noche, y en Katmandú la iluminación brilla por su ausencia. De pronto, cunde el pánico. Los coches dan marcha atrás como locos, la gente corre asustada en dirección opuesta y el ejército pasa por nuestro lado a toda prisa. Huele a humo, pero pienso que es nuestra ropa. Nuestro taxista baja su ventanilla y pregunta; la respuesta lo asusta. Intenta dar media vuelta pero no puede, no hay espacio, está nervioso, todo es un caos. Nos planteamos si bajar del taxi y salir de allí a pie. Pero tras varios intentos, finalmente, lo consigue. Cuando logra alejarse lo suficiente le entra una risa nerviosa e intenta explicarnos lo que pasa. Conseguimos comprender tres palabras: “petrol”, “fire” y “boom”.

 

Anuncios

3 comentarios

  1. Victoria, no puc estar més hipnotitzada amb la foto del Himalaya…espectacular, llagrima a punt de sortir…
    La magnitut de la Natura afortunadament encara ens sobta i regala aquests moments màgics. Petó princesa!

    1. És un moment molt emocionant! Tota la vida sentint a parlat d’aquesta muntanya i de cop veure-la… increïble!! Què et sembla com a proper repte Àgueda? 🙂

      1. Només de pensar-hi, la llagrimeta em surt….Ara per ara, “viatjo” mitjançant les teves fotos i paraules!!!! No paris princesa!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s