Día 33: Dubái, Emiratos Árabes

© 2014 Miss Fogg

Seguimos en esta ciudad en medio del desierto con pistas de esquí, islas artificiales, cajeros de lingotes de oro, metros futuristas, paradas de autobús con aire acondicionado, iPhones de oro, coches de plata o mascotas que deberían de estar en libertad -como leones, guepardos o halcones-.

Lo mejor: meter los pies en las cálidas aguas del Golfo Pérsico y caminar por la orilla de suave arena al atardecer.

Lo peor: la ausencia de vida en la calle. El calor es tan fuerte que lo tienen todo montado para no tener que pisarla. Es una ciudad totalmente orientada al ocio y al consumo indoor.

La foto: puesta de sol sobre el Burj Al Arab, uno de los hoteles más altos del mundo. Descrito por muchos -falsamente- como el único hotel de siete estrellas en el mundo (“solo” tiene seis), es claramente uno de los símbolos más representativos de Dubái.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s