Día 17: Van, Turquía

© 2014 Miss Fogg

¡Ya estamos en Van!

Lo mejor: subir a un autobús público cualquiera para intentar llegar al hotel de Van y vernos rodeados de amabilidad y curiosidad. Las mujeres han insistido en que me siente con ellas en la parte delantera y los hombres querían hablar con Oriol en la parte trasera. Nadie sabía una sola palabra en inglés, pero era suficiente una sonrisa para recibir diez a cambio. Se han volcado en ayudarnos a encontrar el hotel y sospechamos que el bus se ha desviado para poder dejarnos en la puerta. A la hora de pagar les ha hecho mucha gracia que lo hiciera yo y no Oriol.

Lo peor: todo el resto. El viaje hasta Van ha sido un suplicio: el bus ha llegado tarde, en la estación había gente rarita, el revisor ha intentado volver a cobrarnos, en las gasolineras había que pagar por ir a un agujero infecto que ellos llaman baño, el sol del desierto ha sido implacable… Y, después de 15 interminables horas, al llegar a Van hemos querido comprar el billete de tren hacia Teherán pero hemos topado con una estación fantasma (creo que por culpa de un terremoto). Al final, en un rincón entre las ruinas hemos descubierto un barracón minúsculo con dos tipos que, por supuesto, no hablaban inglés: y hasta mañana no sabremos si podemos coger el tren, que solo pasa una vez por semana (¡los jueves!).

La foto: cada vez más cerca de Irán y yo sigo sin hacerme a la idea de que deberé ir siempre tapada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s